¿Por qué adoptar?

Amar a los animales nos humaniza y su compañía mejora nuestro estado de ánimo y de salud.

La convivencia con animales nos mejora el humor y como nuestro estado de ánimo repercute en otras áreas, científicos de todo el mundo han probado que es posible mejorar la salud con una mascota.

Algunos animales ayudan incluso a aliviar enfermedades en las personas, de hecho existen agrupaciones o instituciones en las cuales existen grupos de voluntarios que recorren hospitales y asilos de ancianos en compañía de perros para que los enfermos se sientan mejor.

En los geriátricos, por ejemplo, las personas mayores reciben visitas de 4 patas que les alegran el día.

Diversas investigaciones señalan que el fenómeno de la recuperación es un hecho real, ya que el contacto con un animal y la interacción con él provee de beneficios terapéuticos, desde alargar la expectativa de una vida, hasta la reducción del estrés y la presión sanguínea.

El animal es una fuente de salud y equilibrio para las personas, adoptar un animal estimula el cariño y nos ayuda a hacer más llevaderas las rutinas cotidianas.  Se habla de beneficios de tipo fisiológico, psicológico y social.

Quienes han adoptado perros, previamente abandonados, saben del valor de un animal fiel, incondicional y que nos agradecerá durante toda su vida el darle un hogar y nuestro cariño.

No importa si llevamos a nuestra casa un perro o un gato, tampoco es relevante si el animal es de raza pura o mestizo, tu mascota es la alegría de tu casa, es quién se echa junto a tu cama cuando tengas fiebre, es el perro de rescate en un accidente o desastre natural, o son tus ojos si no ves.

La relación con un animal nos favorecerá, nos enriquecerá cada día como personas y podremos enfrentar los días más complicados con la compañía de una mascota que nos alegrará la vida.